jueves, septiembre 20, 2007



EL AVE QUE RESURGE DE LAS CENIZAS.


La mariposa al desplegar sus alas quería conocer todo aquello que se podía disfrutar en las alturas, ya había tenido mucho de mirar abajo, de morder la tierra de pasar los días con desgano, trataba de buscar la motivación que la llevara alcanzar la cima de la felicidad. En un atardecer empezó su camino por esa búsqueda, conoció a diversas criaturas, entre caminos vericuetos, bajo la lluvia, contra el viento; mas esas adversidades no la hacían desistir de su deseo, hasta que un día se cruzo en su vuelo alguien que brillaba con luz propia igual que el sol, al principio pensó que alucinaba que su mirada le jugaba un truco pero al acercarse supo que se trataba de El Ave Fénix, la mariposa al ver su esplendor supo que su corazón era igual que esa ave, cuando amaba su corazón se encendía de un color rojo brillante, latía con tanta fuerza que los grillos a su paso guardaban silencio, ya que sus latidos eran notas musicales mas bellos que el canto de ellos.

No había visto criatura tan bella, hasta que conoció a esa ave, durante el tiempo que a su lado estuvo, aprendió mucho de ella, primero nació el respeto, luego la admiración, y en cada relato de su historia, su espíritu creció junto a ella, en algunos momentos él soltaba un rayo de luz con el cual la mariposa se bañaba y sentía tanta vida, el ave le mostró su fuerza de una forma sublime, la mariposa escucho un estertor que venia del ave, ella al ver su agonía se asusto; él le dijo -no temas que muchos podrán quedarse aquí y no luchar; yo resurgiré con mas vida aun- la mariposa vio que el ave se consumía en una bola de fuego igual que el sol, y ante ella renació un ave con una beldad que no sabia podía tener una criatura, ya no pudo contener el amor que sentía y su corazón se lo entrego a él, se enamoro por vez primera y en silencio todas las noches le declaraba su amor, ella sabia que en su vida a partir de que lo amaba había un antes y un después, un día supo que no podía seguirlo a todos lados aunque el transigiera en ir a correr las aventuras que ellas no había vivido, ella aprendió a conocerlo y supo que el había nacido libre, errante, aventurero, le gustaba su soledad mas no sentirse solo. La mariposa supo lo que tenia que hacer, con mucho dolor en su corazón, junto con el alba partió; volaría hacia lo desconocido pero con la fuerza que el amor le había dejado, ya no sentiría temor. La mariposa le dejo una nota escrita en las nubes la manera mas pura de amar es saber cuando irse.

Hoy se no callar lo que sienta bueno o malo, por que no se si mañana tenga la oportunidad de decirlo, ya no quiero pensar en que tengo un tiempo mañana, la frase que aprendí SOLO POR HOY, me dice mucho mas, solo por hoy debo estar Feliz, solo por hoy debo no guardarme nada, solo por hoy debo perdonar y no llevar rencores en mi alma, solo por hoy debo aceptar la forma de ser de mis semejantes, y también solo por hoy sentiré dolor, tristeza, solo por hoy aceptare tener miedo pero mañana lo venceré por que de ello depende mi crecimiento.

1 comentario:

Alex dijo...

Your work is exceptional. It was a pleasure to speak with the author this evening.


"Alejandro"